Centro Clínico PSICOFUSION Oviedo - Blog

PSICOLOGÍA: DEFINE Y CONSIGUE TUS OBJETIVOS (Guía práctica)
DEFINE Y CONSIGUE TUS OBJETIVOS
Guía práctica de Psicología
Y YA ESTÁ AQUÍ EL AÑO NUEVO - 2018 PSICOFUSION_1.pdf (571.09KB)
DEFINE Y CONSIGUE TUS OBJETIVOS
Guía práctica de Psicología
Y YA ESTÁ AQUÍ EL AÑO NUEVO - 2018 PSICOFUSION_1.pdf (571.09KB)

2018-03-28

¿POR QUÉ NO QUIERE COMER? - Algunas claves de la alimentación infantil.

Neophobie-alimentaire-et-si-c-etait-genetique_width1024.jpg

¿POR QUÉ NO QUIERE COMER? - Algunas claves de la alimentación infantil.

Como sabéis, en Psicofusion trabajamos de una forma integral, con el fin de dar el mejor servicio a las personas que día a día nos visitáis.

En esta ocasión os queremos hablar del trabajo que se realiza desde las áreas de Nutrición y Logopedia y más concretamente, de su proyecto dirigido a las familias. Un proyecto que surgió fruto de la necesidad de fomentar el consumo de una mayor variedad de alimentos en la población infantil. 

En algunas ocasiones, las familias encuentran dificultades a la hora de introducir ciertos alimentos cada día. Y es muy frecuente que dichas dificultades se deban a problemas en la motricidad o la sensibilidad oral.

Pero, ¿qué es eso de problemas de motricidad o de sensibilidad oral, cuando siempre nos dijeron que nuestro hijo era “muy especialito” para comer o rechazaba los alimentos por capricho?

A continuación y de una forma breve, explicaremos estos dos problemas, que pueden ser la clave de porqué nuestro hijo no está comiendo.

En primer lugar hablaremos de los trastornos de la MOTRICIDAD ORAL

Estos trastornos afectan a la musculatura oral y por tanto, en muchas ocasiones, pueden dificultar la ingesta de alimentos, provocando vómitos, arcadas, rechazo de alimentos, llegando a escupirlos por no ser capaces de gestionarlo de forma adecuada en la boca. 

Para la mayoría de nosotros, comer es un proceso automático, aunque entraña cierta dificultad. 
Para comer utilizamos la mandíbula que con sus movimientos rotatorios mastica y descompone la comida. 
Además la lengua manipula la comida (junto con la saliva) para facilitar el proceso y que, de esta forma, la comida se convierta en una masa que pase de forma correcta al resto del aparato digestivo. Para ello, la lengua tiene que moverse a un lado, a otro, arriba, abajo… lo que no siempre resulta tan sencillo como parece, ya que si un/a niño/a tiene un retraso en su habilidad de motricidad oral, comer (además de un momento de estrés), se puede volver peligroso ya que puede llevar al atragantamiento.  

En segundo y último lugar, abordamos los trastornos de ORIGEN SENSORIAL:

Es habitual que comer nos resulte placentero. El sabor, la textura, el aroma, son cuestiones que nos producen estímulos orales en mayor o menor intensidad. Estos estímulos permiten entre otros aspectos, la activación de los movimientos de la lengua y la segregación de saliva, y aunque lo hagamos de forma automática, a veces debemos echar el freno y reflexionar. Especialmente si detectamos ciertas dificultades.

Existen dos tipos de trastornos de origen sensorial: 
Hipo-sensibilidad: Como su nombre indica, supone tener menos sensibilidad de lo habitual. 
Esto va a provocar, por ejemplo, que el niño llene mucho la boca con comida (buscan sentirla), no llegue a ser consciente de que aún tiene restos de comida en la boca (en la lengua, los labios o las mejillas), o sea incapaz de percibir si el alimento está muy caliente o salado. 
También al no sentir los alimentos en la boca, les resulta muy complicado saber cuándo deben tragar o cómo controlar la saliva (puede producir babeo).

Híper-sensibilidad: Es lo contrario a la Hipo-sensibilidad, es decir, tener demasiada sensibilidad.
La híper-sensibilidad puede provocar que el niño sienta arcadas o vómitos y tienda a escupir la comida o a rechazarla de antemano. Episodios de llanto, gritos o pataleos en el momento de la comida, pueden ser señales de este trastorno.
Ante este rechazo a la comida, su alimentación se verá limitada a unos pocos alimentos ya que pueden provocarle miedo y asco o desagrado frente a otras comidas. 
En ocasiones, también pueden desarrollar conductas como lavarse la cara o los dientes con el fin de evitar cualquier estímulo o percepción sensorial relacionada con estos productos.
 
Todas estas dificultades pueden limitar la ingesta de alimentos de forma que se ven muy reducidas las opciones alimentarias, llegando incluso a recurrir a alimentos perjudiciales para la salud.

Por todo ello, desde las áreas de Logopedia y Nutrición de Psicofusion, queremos poner de manifiesto la existencia de estos problemas y dar una respuesta y solución desde un planteamiento multidisciplinar. 

Así que no lo dudes. Si este tema te resulta “especialmente familiar” o conoces a alguien a quien pueda resultar de utilidad nuestra ayuda, recuerda que estamos a vuestra entera disposición en C/ Isla de Cuba, 10 (33011 - Oviedo)

                                              

                                                Verónica Sánchez (Responsable Área Dietética-Nutrición)
                                                                  Sandra Plaza (Responsable Área Logopedia)

Admin - 09:12:00 @ Dietetica y Nutricion, Logopedia | Agregar un comentario


CONTACTA CON NOSOTROS

 

 

 

 

Contenido de la columna izquierda