CENTRO CLÍNICO
984 10 34 45

Centro Clínico PSICOFUSION Oviedo - Blog

PSICOLOGÍA: DEFINE Y CONSIGUE TUS OBJETIVOS (Guía práctica)
DEFINE Y CONSIGUE TUS OBJETIVOS
Guía práctica de Psicología
Y YA ESTÁ AQUÍ EL AÑO NUEVO - 2018 PSICOFUSION_1.pdf (571.09KB)
DEFINE Y CONSIGUE TUS OBJETIVOS
Guía práctica de Psicología
Y YA ESTÁ AQUÍ EL AÑO NUEVO - 2018 PSICOFUSION_1.pdf (571.09KB)

2020-04-07

#YOMEQUEDOENCASA Si, pero… Y qué hago? Decálogo para adultos

YO ME QUEDO EN CASA.jpg

Desde el pasado 14 de marzo (y tal vez antes), algo cambió en nuestras vidas… Cosas de nuestro día a día muy básicas, rutinas establecidas, horarios, ocupaciones, organización familiar, personal y profesional, ocio, actividades comunitárias… Costumbres, acciones, horarios, comportamientos que sin darnos cuenta, se hicieron parte nuestra rutina y se entrañaron en nosotros sin ni siquiera darnos cuenta o pararnos a cuestionarlas. 

Acostumbrados a funcionar con el piloto automático encendido, cuando nos parecía tener todo controlado (u ordenado en nuestro propio desorden personal), cuando parecía que no nos daba tiempo a nada, que el día no tenía horas suficientes, cuando nos agobiábamos, cuando aburrirnos era un lujo… De repente, sin previo aviso, sin consultarnos si era buen momento o no, independientemente de en qué punto estuviera nuestra vida, nuestro trabajo, nuestra relación de pareja, nuestra familia, nuestros hijos, nuestros planes de vacaciones, nuestra cuenta en el banco… DE REPENTE y sin preguntar, aparece un bichejo rebelde con ganas de poner patas arriba no sólo nuestras vidas, sino el mundo entero. Un bichejo que llega y decide que “se acabó lo que se daba”… Que hasta aquí habíamos llegado y que a partir de ese momento, mandaba él. Única y exclusivamente él… Y que si queríamos seguir “jugando” juntos, no nos quedaba más remedio que escuchar atentamente sus normas y obedecer.

Fue en ese momento cuando todo tembló. Cuando nuestra vida cambió y paró, cuando la mayoría de nuestros trabajos se tomaron un obligado descanso, cuando nos vimos metidos en casa con hijos, padres, hermanos o solos… Fue en ese momento cuando sólo lo imprescindible era necesario, cuando la naturaleza se plantó y nos hizo ver lo vulnerables que somos cuando dejamos de funcionar como un todo y nos tenemos que mostrar como seres individuales enfrentándonos simplemente a lo más básico: (con)vivir con nosotros mismos. Y es que en esta “batalla”, sólo hay dos bandos: el virus y la salud. 

Sin duda está siendo complicado a muchos niveles pero sinceramente y como ya hemos podido verificar, no imposible. Y es que aunque a veces no lo parezcamos, somos fuertes. Muy fuertes… Existen herramientas que nos ayudan a enfrentar cada día a día igual, como algo distinto. Herramientas que algunos conocíamos y ya poníamos en práctica. Herramientas que desconocíamos y que nos hemos visto obligados a aprender a marchas forzadas. Herramientas que desde el ámbito de la psicología, se ha convertido en algo imprescindible para salir vencedores de esta situación tan inédita para todos.

Reinventarnos, organizar nuestro tiempo, mentalizarnos de que quedarnos en casa mientras científicos y sanitarios pelean por nosotros, descubrir aficiones y gustos nuevos, retomar hobbies que teníamos abandonados, aprender a escuchar, a re-educar nuestra paciencia, a obligarnos a estar con uno mismo y aceptarnos tal y como somos… Esa es nuestra misión en este momento. Lo que el mundo, ahora más que nunca, nos pide y espera de nosotros y desde el área de psicología del Centro Clínico PICOFUSION, queremos ayudaros a conseguirlo o, por lo menos, hacerlo un poquito más llevadero.
En este sentido, os proponemos algunas pautas que os garantizamos nos pueden ayudar en estos momentos tan inéditos y en ocasiones, desconcertantes.
Esperamos os resulten de utilidad y os ayuden en este proceso de readaptación y conocimiento personal.

1.- Reinventa tu ocio
En estos momentos en el que estamos obligados a quedarnos en casa, reinventar nuestro ocio y adaptarlo al interior de nuestros hogares, se convierte en un imprescindible para sobrellevar el día a día de una forma más llevadera y por qué no, disfrutar.
Y es que ante situaciones excepcionales como ésta, el ocio resulta una fuente esencial de bienestar para sobrellevar estos días de encierro y conseguir un estado de ánimo óptimo. El ocio nos permitirá mantenernos distraídos y ocupados, evitándonos así estar constantemente pensando en la situación actual y en las preocupaciones y miedos que nos suscita.

2.- Distribuye tu tiempo
- Diferencia bien entre trabajo/estudio y tiempo libre. Definir claramente momentos y horarios para cada uno de ellos te ayudará a repartir tu concentración y actividad a lo largo del día.
- Reserva un tiempo también para las tareas domésticas. Recoger, organizar, limpiar, cocinar, archivar y clasificar documentos, fotos, libros, cd´s, carpetas del pc… Son algunas de las tareas que posiblemente desde hace tiempo querías hacer y “no tenías tiempo”… Bueno, pues si hay algo que ahora nos sobra es eso: TIEMPO. Así que no busques disculpas y ponte a ello.
- No te olvides de tu momento de ocio y autocuidado. Son actividades que nos aportan bienestar y que nos hacen sentirnos bien con nosotros mismos y por tanto, es OBLIGATORIO reservar algún momento de nuestro día a realizar una actividad de esta categoría.

3.- Organízate
Cuando el tiempo que tenemos para ocupar es tan amplio, una de las herramientas que nos puede ayudar a no “perdernos en el abismo” y “morir en el intento” es planificar. Establecer un horario para las actividades y distribuirlas en el tiempo nos ayudará a llevarlas a cabo sin caer en la frustración.
Distribuye los horarios y actividades de ocio por días de la semana, por ejemplo. Escríbelas para que puedas verificar que no se te olvida ninguna y para que, de un vistazo, cada día tenga algo apetecible que te motive.
Por ejemplo: Lunes – Cultural; Martes – Artístico; Miércoles – Lúdicos… Ten en cuenta que esta planificación podrá ser flexible y adaptable al decorrer de la semana y requerirá por tanto, una gestión del tiempo adecuada.

4.- Mantén una rutina
No sólo establecer rutinas sino lo que nos resulta más complicado: mantenerlas, nos ayuda a cumplir propósitos y no caer en el desánimo o la desmotivación. De esta forma, mentalízate de que lo ideal es llevar a cabo las actividades que te propongas, con cierta periodicidad.

5.- Rebaja tus expectativas y sé flexible
Permítete ser tolerante y benevolente contigo mismo. Reduce la autoexigencia sin caer en la desorganización y sobre todo, sé realista. No se trata de hacer durante esta cuarentena todo lo que no hemos hecho en años… Gestionar mal nuestras expectativas puede llevarnos a la frustración y por lo tanto, a disminuir nuestro bienestar.

6.- Tanto solos como en compañía
Seguramente a muchos nos/os haya pillado esta cuarentena solos… Para los que no es así y cuentan en su casa con la compañía de familiares, compañeros de piso, etc., lo ideal es combinar y alternar las actividades de nuestro día a día reservando algunas de ellas para llevarlas a cabo solos y otras para aprovechar momentos de socialización.

7.- Vence la pereza
Ja, ja, ja, pensará alguno… Pues si, efectivamente habrá días en los que nos resulte difícil contrariarnos, pero si nos dejamos llevar y escuchamos (en exceso) lo que en ocasiones nos piden el cuerpo y/o la mente,  dejaremos la puerta abierta para que entren en acción el desánimo y la sensación de no aprovechar el día. Empieza con propósitos pequeños, objetivos alcanzables y realistas (no pretendamos acabar la cuarentena con tableta abdominal, si no estamos de hacer deporte y ejercicios específicos). En estos momentos en cuando resulta buena idea pedir ayuda a tu entorno y a los que te rodean para vencer la pereza.

8.- Elige contenidos que te interesen
Huye y evita de las recomendaciones generales y opta por hacer lo que te guste A TI. No a todo el mundo se le dan bien las manualidades, no a todo el mundo le gusta la meditación, ni la gimnasia y no debemos sentirnos mal ni raros por ello… Se trata de respetar. Así que adapta los contenidos de tu día a lo que realmente te llena y te hace sentir bien.

9.- Fomenta la comunicación
Contacta con familiares, amigos, compañeros y excompañeros con los que hace tiempo no hablas. Llamarles, escribirles o si te apetece algo más interactivo, hacerles una video-llamada puede ser una buena idea para disfrutar de un momento de risas y compartir experiencias e ideas para sobrellevar el día. Eso sí, intenta no caer en conversaciones o diálogos monotemáticos ni negativos para que consigas quedarte con buen sabor de boca y rellenar tu batería de buenas energías y sensaciones.

10.-  Acepta momentos de malestar y agobio
No nos engañemos ni intentemos ignorar la realidad. Estamos ante una situación atípica, inesperada, mantenida en el tiempo y llena de incertidumbre a muchos niveles y este tipo de sensaciones o sentimientos son totalmente normales. Por eso, no te juzgues. Aceptar y compartir todos estos pensamientos te ayudará a sobrellevarlos y a comprobar que no sólo te pasa a ti…

Mª Teresa Gutiérrez Marcos
Responsable área de Psicología del Centro Clínico PSICOFUSION
Col. Nº.: M-18721

Admin - 17:17:41 @ Psicologia | Agregar un comentario


CONTACTA CON NOSOTROS